miércoles, 11 de mayo de 2016



SABÉIS, QUE VOS, NO ES PARA MI.


Creed en mi, señor
Creed en vuestro ser
amigo mio
al revolver su cabeza
haced de usted una revolución
caótica en mi, en usted. 

Yo, al ver esa causa, elijo 
tomad distancia
tratando-le, como un buen amigo
vuestro ser caótico
por miedo a ser
hace que me separe de usted.

Yo, no tengo caos
pero ahora si lo tendré 
por usted y vuestro ser
después de la vanagloria 
de la paz interior
de vivir en soledad. 

Usted señor mio
llego de repente
con el viento frió de invierno
un diciembre
vos, te acercaste a mi
la distancia a sido buena amiga.

Agradezco su respeto
la distancia aliada
incondicional
nos une cada vez más
para tenernos juntos 
amigos infinitos.

No preocupad, solo respetemos
nuestra distancia
no rompamos el lazo
de vuestra amistad
para permanecer unidos
para no dañar las almas. 

No, retroceded, por mi
valla con esa mujer
que le ofrece sus placeres
mi alma y ojos se cerraran 
sabed que no le puedo corresponded
como usted acostumbra.

Le quiero, tenga por seguro,
pero no  puedo entregar mi placer
sin que se brinde amor
me gusta disfrutar del placer
del amor mutuo, ideal
fuera época, de sitio, un sueño. 

Creedlo, tal vez moriré
sin disfrutar de este placer
inexistente, fuera de mi alcance
pero sabed, que mi cuerpo y alma
los he ya de guardad, hoy,
hasta lograr alcanzar la ilusión.

Por ello, señor, amigo mio
prefiero esperar la eutopia
que entregar mi cuerpo
dejando mi alma vacía
restando valor a mi vida, 
ante mi misma.

Usted, sin pena responda
a los placeres de ellas
mi placer es solo charlar
con usted, cada noche
guardando distancia
respetando vuestras alamas.

Amenos que usted
tenga el valor
de estar conmigo
brindad su amor
y será correspondido
amigo, amado mio. 

RBD. 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario